Para la empresaria mexicana Angélica Fuentes Téllez, la fortaleza del movimiento que busca la equidad de género a nivel global, radica en la unión del sexo femenino, en el empoderamiento de una sola mujer para que se abra una oportunidad, una puerta y se de paso a muchas más mujeres.

“Las mujeres tenemos que sí o sí trabajar juntas para llegar lejos. Debemos dejar de lado las rivalidades y envidias para poder construir un verdadero éxito común. Debemos fomentar la hermandad, porque las mujeres juntas somos dinamita porque una puerta que abre una mujer exitosa es el camino por el que pasarán muchas más”, aseguró. 

Como parte de su participación en la FIL Guadalajara 2020, en donde presentó su libro  “Dos Millones de Huevos”, editado por Mondadori Randome House, Angélica Fuentes destacó que los tiempos de cambio en los que se encuentra la humanidad, son idóneos para fomentar la equidad de género y dejar atrás comportamientos y acciones que buscan disminuir el empoderamiento de las mujeres en el mundo y particularmente en el país. 

“En México no hay “techo de cristal”, hay “techo de hierro”. Las mujeres representan sólo un 26% en puestos de dirección y 5.3% de los espacios en los consejos de administración. Tenemos que contratar a más mujeres en posiciones clave donde se tomen decisiones. Hay un estudio del Foro Económico Mundial que te dice por qué los Consejos funcionan mejor cuando integran a hombres y mujeres: está demostrado que los hombres toman decisiones para los accionistas, las mujeres toman decisiones para los empleados y para los consumidores. Cuando puedes conciliar esas dos visiones el beneficio es para todos”, detalló Angélica Fuentes. 

Cuestionada sobre las motivaciones que tuvo para sacar a la luz este libro en el que detalla pasajes de su vida personal y profesional determinantes para su vida actual, la también inversionista mexicana precisó que es algo en lo que comenzó a trabajar desde 2014 pero que por diversas circunstancias, “me llevaron a terminarlo el año pasado. Todo pasa para algo  y hoy  estoy en un momento de vida donde me siento en paz con el pasado, con mi familia, y creo que el camino que tuve que recorrer para estar donde estoy, puede inspirar a muchas mujeres”.

“Este libro lo escribí para muchísimas mujeres que, como yo, sufrieron de abuso, violencia y misoginia constantemente, pero que a diferencia de mí, lo han hecho desde el anonimato y el silencio. Lo escribí para recordarles que tienen dos millones de huevos y que las mujeres somos fuertes, resilientes, valientes. Lo escribí para que, en su momento, mis hijas conozcan mi historia, contada en primera persona y no por tantas cosas que en su momento se dijeron de mí. Te diría que si fuera hombre, no habría tenido que escribir este libro, pero como mujer, empresaria, madre, se convirtió en algo necesario”, dijo en entrevista.