Por ser referente del emprendimiento y empoderamiento femenino en México y América Latina, la empresaria mexicana Angélica Fuentes, participó en la edición de Womerang 2020, un foro en el que a través de mentorías ofrecidas por reconocidas personalidades y líderes en diversos ámbitos, busca impulsar la fuerza femenina.

“Me da mucho gusto poder ser parte de esta sesión organizada por Womerang y tener la oportunidad de intercambiar experiencias y puntos de vista a favor de una de las misiones en las que he trabajado ya desde hace muchos años que es la de abrirnos el camino entre mujeres para construir un mejor futuro”, dijo Angélica Fuentes durante su participación, cuyo eje central fue el liderazgo y empoderamiento femenino.

“Hoy me han pedido hablar específicamente del liderazgo y aunque es un tema del que seguro ya han escuchado muchas veces, creo que estos nuevos tiempos hacen necesario revisar lo que considerábamos antes indispensable para la construcción del liderazgo y lo que esta pandemia nos ha obligado a modificar”, dijo la también inversionista.

En ese sentido, Angélica Fuentes Téllez resaltó que bajo un contexto como el que se vive actualmente en el mundo, marcado por la pandemia de Covid-19, el liderazgo será una pieza clave para el desarrollo de las sociedades, y desde luego que éste deberá contar también con la participación de las mujeres.

“Estos tiempos difíciles nos han confirmado que las cosas cambian y que debemos estar preparados para ello. Los desafíos del presente nos recuerdan el por qué es importante formar y fortalecer liderazgos. Los tiempos duros no dejan espacio a la duda: exhiben la ausencia o el enorme valor del liderazgo”, dijo la también inversionista.

“Para definir a un líder creo que es muy importante romper un mito: los líderes no nacen, se hacen. El liderazgo es un potencial que todos compartimos; es algo que se construye; es un camino que se va recorriendo”, enfatizó Fuentes Téllez ante las asistentes a Womerang 2020.

Asimismo, resaltó que si bien el liderazgo femenino es un actor que siempre ha estado presente en la sociedad, es ahora que el contexto le ha permitido desarrollarse con mayor fuerza y es el momento idóneo para hacer de ésta herramienta, una constante y un aliado para la sociedad.

“El mundo está entendiendo los beneficios de este tipo de liderazgo, uno empático, basado en la capacidad de escuchar, en la reflexión, la adaptabilidad y la integración de múltiples perspectivas antes de tomar una decisión. Un liderazgo que no necesita imponerse para probar que está en lo correcto, uno que se preocupa por la vida humana por sobre todas las cosas, por el estado físico y emocional de los que lidera”.

“Es evidente que hombres y mujeres debemos sumar esfuerzos, nuestras diferencias son nuestras fortalezas y sin duda a medida que logremos asumirlo e incorporar esta idea en nuestra vida y nuestras decisiones estaremos construyendo mejores líderes para el futuro. Nos toca alzar la voz y ser el ejemplo para las siguientes generaciones, empezar a construir un liderazgo más participativo y conciliador, ser las que abran el camino para transitar a una sociedad más equilibrada, no es fácil pero tenemos las herramientas necesarias para construirlo y este es el momento de fortalecernos”, aseguró.