De acuerdo con la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), se ha registrado un alza en la entrega de créditos de las sofomes a las pymes en México, durante la pandemia.

Las sofomes integrantes de la Asofom han colocado 20 mil millones de pesos durante el periodo de marzo a diciembre de 2020. Aunado a lo anterior, también se han comprometido a aumentar la cartera de pymes, organizaciones que aportan el 52% del PIB del país.

Según la Asofom, en 2020, 12% del total del crédito en el país está en manos de las sofomes, mientras que estas organizaciones representan el 57% de los intermediarios financieros del país. Según datos oficiales del Banco de México, 60% de las empresas en el país obtiene su primera línea de financiamiento en una sofom.

Con el reajuste en los mercados suscitado por la pandemia durante el año 2020, se complicaron las opciones tradicionales de financiamiento para estas pequeñas organizaciones. Al ser entidades que prestan con los capitales de sus ahorradores, los grandes bancos han asumido una posición conservadora con respecto a financiar otros negocios, centrándose en la reestructuración de deudas en lugar de la emisión de nuevos préstamos y créditos.

En cambio, las sofomes prestan prestan capital propio o capital de riesgo. Ello permite brindar liquidez de forma rápida a las pymes, en sectores y circunstancias que permitan explotar las fortalezas propias de los negocios pequeños y garantizar la continuidad de sus actividades.

Soluciones de las sofomes

Con el objetivo de ayudar a las pymes, las sofomes cuentan con instrumentos financieros como el arrendamiento, factoraje, crédito simple con líneas revolventes y otras herramientas útiles para apuntalar los flujos de caja.

El aumento en el uso de las sofomes recae en su oferta de productos y opciones de financiamiento no contemplados por la banca tradicional, especialmente en tiempos difíciles para la economía.