La mañana de este viernes, el peso se depreció 1.44 por ciento, al negociarse en 23.4807 por dólar de mayoreo, debido a que los inversionistas observan un mayor riesgo para sus capitales en México, luego de la rebaja en la calificación de la deuda del gobierno y de Pemex de BBB+ a BBB.

 La presión sobre la moneda del país también se explica porque la calificadora S&P Global Ratings mantuvo una perspectiva negativa para la deuda de México, indicando que existe el riesgo de nuevos recortes a la calificación crediticia durante los siguientes 12 a 24 meses. 

El dólar en ventanillas bancarias se vende al público en 23.79 pesos en Banamex, en 23.65 en Banorte, en 23.36 en BBVA Bancomer y en 23.90 pesos en Inbursa. 

Economistas de Banco Base, advirtieron que hoy la agencia calificadora Fitch Ratings ubica la deuda de Pemex en grado especulativo (BB+), mientras que Moody’s la mantiene en un nodo por arriba del grado de inversión (Baa3), por lo que un recorte de esta última calificadora podría propiciar salidas de capitales de México e incrementos en el tipo de cambio.

 El peso mexicano no es la única divisa que se deprecia, pues a nivel global nuevamente se observa nerviosismo luego de tres días de ganancias. 

Se espera que el paquete de estímulo en Estados Unidos por 2 billones de dólares sea aprobado hoy por la Cámara de Representantes y firmado por el presidente Donald Trump.