Un total de 8 millones 300 mil personas se inscribieron al programa de diferimientos de pagos de créditos de la banca comercial hasta el 15 de mayo pasado, lo que representa una cartera por 709 mil millones de pesos, informó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

A través de una videoconferencia, el dirigente indicó que uno de cada cuatro créditos otorgados por la banca previo a la pandemia se integró a este programa por que se dejaran de cobrar 50 mil millones de pesos por concepto de intereses ordinarios.

El líder de los banqueros detalló que 3 millones 300 mil beneficiarios, equivalentes al 40 por ciento del total, son micro, pequeñas y medianas empresas, así como personas físicas con actividad empresarial, quienes han resultado severamente afectadas con la suspensión de actividades no esenciales.

También solicitaron este apoyo dos millones 800 mil clientes de tarjeta de crédito, los cuales representan 32 por ciento en tanto que un millón 800 mil, es decir 21 por ciento, corresponde a consumo no revolvente como créditos de nómina, personales y automotriz. En tanto que 301 mil solicitudes de aplazamientos de pagos por hasta seis meses, equivalentes a 3.5 por ciento, correspondiente a créditos hipotecarios.

“No se puede esperar que una economía que estuvo cerrada cuatro meses empiece a reactivarse de manera acelerada”.

Manifestó que la reactivación de la economía nacional dependerá, principalmente, de cómo se mueva el consumo de los mexicanos y la recaudación de las exportaciones nacionales, pero por el momento, el escenario no va como se había pronosticado.