El empresario Carlos Slim ha vuelto a recomendar a las autoridades que eleven la edad de jubilación a los 75 años, y que instauren una jornada de trabajo semanal de tres días con 11 horas cada uno.

Este «virus invisible que ha puesto en jaque a todo el mundo» ha generado una situación económica y social inusual que va a conducir a una nueva normalidad, aunque muchas cosas ya no serán iguales.

Durante su participación virtual en el XIX Congreso de Directivos CEDE, el dueño de América Móvil, de Grupo Carso y de la española FCC, sostuvo que al elevar 10 años la edad de jubilación, que es de 65 años de acuerdo con la ley, se evitaría la quiebra de la situación financiera de los países.

En este sentido, pese a que apunta a los jóvenes como los más «privilegiados» en términos de salud de cara a la pandemia de Covid-19, considera que son también los más perjudicados desde incluso antes de la pandemia a la hora de encontrar trabajo.

Por ello, cree que una jornada semanal de tres días de 11 horas cada uno permitiría abrir el mercado laboral a más personas, al tiempo que retrasar la jubilación 10 años rebajaría el costo de las pensiones, desahogando las cuentas públicas para destinar recursos a ese «cambio de civilización hacia la tecnología».

Sostuvo que uno de los diversos impactos, el covid-19 afecta principalmente a la generación de empleos, además del desplome en el consumo de bienes y servicios no necesarios y la saturación en los servicios de salud:

No se trata de una civilización en la que hay cambios, sino de un cambio de civilización. El virus está impidiendo llegar ahí, a una sociedad que se sustente en el bienestar de los demás, pero más allá de los problemas graves económicos y de mortalidad, al final saldremos con una situación y perspectivas más prometedoras.