Fintech es un término general para las tecnologías para racionalizar, digitalizar y optimizar los servicios financieros tradicionales llenando el vacío en los sistemas de pago tradicionales. Esta es la idea principal de Fintech: no interrumpe los servicios asegurados por métodos tradicionales. Por el contrario, facilita los servicios prestados por los sistemas de pago ya que su naturaleza superestructural permite transacciones más transparentes y precisas debido a las vastas oportunidades tecnológicas.

Las empresas fintech se esfuerzan por organizar el proceso de pago no solo desde el punto de vista de los precios y la rentabilidad, sino también desde el punto de vista de la comodidad y la unificación. Especialmente teniendo en cuenta que los servicios bancarios tradicionales tienen deficiencias en el ámbito de las nuevas tecnologías. Por lo tanto, la “Fintegración” de los servicios bancarios es significativa para eso, mientras que los servicios bancarios ofrecen servicios en tiempo real de manera regular, Fintech a su vez ofrece innovación y tecnología disruptiva.

Soluciones para zonas no bancarizadas

Por ejemplo, todavía hay zonas no bancarizadas donde el acceso a instituciones financieras tradicionales sigue siendo un desafío. En este caso, Fintech puede ser una puerta a los servicios bancarios para zonas no atendidas y conectar bancos y clientes permitiéndoles implementar sus pagos utilizando pagos digitales como billeteras digitales, pagos sin efectivo o banca en línea.

Los bancos siempre están más localizados al estar limitados desde el punto de vista de la organización de negocios internacionales. Fintech, por el contrario, con su enfoque en la integración y el mercado internacional, puede crear un producto que sea relevante no solo para un individuo sino también para el negocio bancario.

Las cadenas de pago tradicionales se reducen por la estructura disruptiva de Fintech, ya que Fintech se integra activamente con los sistemas de liquidación. A diferencia del sistema bancario tradicional que depende del banco central, Fintech coopera directamente con los bancos locales.

Por lo tanto, la integración directa con un socio y sus capacidades de alta tecnología permite a Fintech ofrecer servicios de pago a un precio más asequible en comparación con los actores globales, fortalecer los procesos e impulsar la eficiencia.