Ante la desaceleración de las relaciones comerciales entre países, la industria chocolatera es una de las que también se ha visto afectada, con el cierre de cadenas de producción y la industria de las aerolíneas, uno de los principales puntos de venta de chocolate, así lo señala el especialista en inversiones Rodrigo Besoy Sánchez.

“La recesión económica ha impactado en las ventas y el mercado del chocolate valuado en 107,000 millones de dólares. Esta pandemia ha sido un duro golpe para la industria chocolatera, y lo vemos reflejado tan solo en un sector como es el de las aerolíneas, pues al suspenderse prácticamente todos los vuelos, la venta de este producto también se detuvo abruptamente”, apunta.

Y es que en el mundo, es común encontrar en los aeropuertos tiendas de souvenirs o regalos, en donde el chocolate es uno de los principales productos adquiridos por los viajeros. Incluso en los vuelos es muy común que la aerolínea de como cortesía a sus pasajeros un chocolate después de los alimentos o a medio trayecto.

Sobre el panorama financiero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo la perspectiva de la economía mundial, lo que en palabras de Rodrigo Besoy Sánchez, representará un duro golpe para el consumo y comercialización de cacao y sus derivados, indicador relevante en el Producto Interno Bruto (PIB) de países líderes en su producción como es el caso de México.

“La demanda de granos de cacao ha disminuido drásticamente en los últimos seis meses. Lo mismo ocurre con todos sus derivados, por lo que los productores de este fruto se enfrentan a un nuevo reto: ¿qué hacer con las cosechas?”, detalla Besoy Sánchez.

Asimismo, el especialista explica que los grandes fabricantes de chocolate a granel, como son Lindt, Olam Internacional Ltd y Sprungli, han estimado una caída en las moliendas mundiales de cacao de hasta 1.5%, lo que representaría un declive significativo, el primero y mayor de esa industria en los últimos cuatros años y con una tendencia a empeorar.

“El difícil panorama se extiende a otros rubros, no solo el de los aeropuertos. Al ser la chocolatera una industria representativa en los ingresos y relaciones comerciales de varios países, la tendencia entre productores, fabricante, e incluso consumidores tendrá un cambio en la denominada era post-Covid”, asegura Besoy Sánchez.

“El comercio electrónico será uno de los detonantes que contribuirá a la recuperación de dicha industria. Si bien serán meses en los que la demanda será escasa, se espera una reactivación del mercado hacia finales del 2020”, puntualiza el experto.