Las empresas deudoras y las factureras no podrán cancelar su Registro Federal de Contribuyentes (RFC) ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), de acuerdo con la Miscelánea fiscal 2021.

La Miscelánea fiscal 2021 presenta reglas adicionales para reforzar los requisitos mínimos previos a la cancelación del RFC ante el Servicio de Administración Tributaria.

Restricciones en la cancelación del RFC

Una de las restricciones establece que solo se dará de baja a una empresa o a un contribuyente, si comprueba que cumplió con sus obligaciones fiscales o está al corriente de sus pagos.

Por otra parte, se pide al Congreso de la Unión considerar que algunos contribuyentes cancelaron su RFC, pese a que presentaban inconsistencias en sus declaraciones o tenían pendientes obligaciones fiscales.

Pues aunque se reforzaron las medidas en ocasiones anteriores, surgieron amparos en los que se argumentaba que eran excesivos los requisitos previstos en las fichas de trámite.

Por eso se propone al Congreso modificar la fracción IX del apartado D del artículo 27 del Código Fiscal de la Federación para que el SAT pueda poner medidas adicionales en reglas de carácter general. En este apartado se establecen requisitos mínimos a las empresas antes de cancelar su RFC.

De acuerdo con el SAT, esta medida se plantea con el fin de robustecer y tener un sustento jurídico para que la autoridad fiscal pueda exigir el cumplimiento de los requisitos necesarios para que los contribuyentes cancelen su clave en el RFC.

También argumentan que con estas medidas se evitarán pérdidas recaudatorias. Pues será un requisito haber cumplido las obligaciones fiscales para que proceda la cancelación del RFC de la empresa.

Cuando el contribuyente persona moral ya esté materialmente liquidado, pero fiscalmente aún no se anula su registro porque le debe algo al SAT, se propone dar una facilidad para evitar mayores obligaciones en el proceso de cancelación.