La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) nuevamente alertó sobre la suplantación de identidad de 10 instituciones financieras con la finalidad de cometer fraudes a nombre de dichas organizaciones.

De acuerdo con la Condusef, esta vez se detectó que ocho sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), así como dos sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, fueron objeto de robo de identidad. Aquí el listado de las entidades afectadas:

  • Bioenova, S.A.P.I. de C.V., SOFOM, E.N.R.
  • Quality Financial Services, S.A.P.I. de C.V., SOFOM, E.N.R.
  • Crédito y Logistica de Capital, S.A. de C.V., SOFOM, E.N.R.
  • Crediavance, S.A. de C.V., SOFOM, ENR
  • Soluciones Patrimoniales Cufrisa, S.A. de C.V., SOFOM, E.N.R
  • Centerfin, S.A. de C.V. S.O.F.O.M, E.N.R
  • Vision F México, S.A. de C.V., SOFOM, E.N.R.
  • Metafinanciera México, S.A. de C.V., SOFOM, E.N.R.
  • Cooperativa de Ahorro y Préstamo Caja Popular Atemajac, S.C. de A.P. de R.L. de C.V.
  • Caja Fama, S.C. de A.P. de R.L. de C.V.

Los estafadores buscan contactarse con sus víctimas vía telefónica o por redes sociales con la promesa de entregar créditos inmediatos y con mensualidades de montos pequeños.

Utilizan información como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa (logotipos) de las entidades financieras a las que suplantan.

Después solicitan información personal a sus víctimas y, además, piden anticipos de dinero en efectivo o mediante depósito a una cuenta bancaria para “apartar el crédito, gestionarlo, adelantar mensualidades o pagar gastos de apertura como fianza en garantía”.

México es el tercer país con ciberataques en el mundo

Optimiti Network señaló que México es el tercer país con más ciberataques y suplantación de identidad, solo detrás de Estados Unidos y Reino Unido, pues hasta la fecha se han reportado por lo menos 300 millones 868,532 ataques con malware.

Según Lidia Evaristo, especialista en soluciones de ciberseguridad, el 66% del malware es instalado mediante archivos adjuntos de correos electrónicos maliciosos. Anualmente estos ataques dejan pérdidas monetarias por hasta USD 9 mil millones.

El perfil de la víctima es variado, no obstante, las presas favoritas son empleados corporativos que tienen acceso a información importante como datos bancarios o manejan cuentas de clientes.