Para Alexis Nickin Gaxiola, reconocido impulsor de la industria Fintech en México, las empresas de este rubro necesitan obtener mayor conocimiento en materia de propiedad industrial e intelectual para consolidar su liderazgo.

Y es que aunque en México operan 249 empresas de tecnología financiera, correctamente consolidadas, mismas que han recaudado poco más de 1,300 millones de dólares, el especialista precisa que hace falta una visión estratégica a largo plazo.

“Al ser empresas tecnológicas, el desarrollo de software propio es algo inherente. Sin embargo, pocas son las empresas fintech que se han preocupado por obtener las denominaciones distintivas para sus productos, servicios e incluso, nombres”, explica Nickin Gaxiola.

“La propiedad intelectual es un rubro que a largo plazo, cobrará mucha relevancia por encontrarnos en una era sumergida completamente en la tecnología, de ahí la urgencia e importancia porque las Fintech conozcan qué abarca la propiedad industrial e intelectual”.

Aún cuando el desarrollo del ecosistema Fintech en el país ha logrado consolidarse rápidamente, existe un vacío en cuanto a la protección de activos intangibles se refiere, que abarcan desde elementos básicos como el nombre, slogan, insignias, artes o contenidos, hasta el modelo de negocio, modelo financiero, softwares y desde luego, la infraestructura con la que operan.

En ese sentido, un reporte presentado por ClarkeModet indica que específicamente en México, aún no es posible patentar algoritmos o softwares de manera particular, pues en ambos casos, se depende de un hardware que sirva como intermediario.

Sin embargo, Alexis Nickin ejemplifica lo que en su momento ocurrió con tecnologías como la del Blockchain. “El blockchain se afianzó como un nuevo atractivo en el ámbito financiero gracias a su innovación. Era lógico que al desarrollarse una nueva industria, se buscara proteger de manera integral cada uno de sus elementos, y es hacia donde debería pensarse el futuro de las Fintech en México y el mundo”, asegura.