La disponibilidad ingresos destinados a la adquisición de activos se ha visto afectada con la crisis económica y sanitaria por el Covid-19. Durante el segundo trimestre del 2020 el Indicador Trimestral de Ahorro Bruto (ITAB) se contrajo 22.8% en relación con el trimestre previo, de acuerdo con lo publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta caída refleja también una profundización de la tendencia a la baja que sigue el ITAB; que refleja la parte de los ingresos que no son gastados en mercancías o servicios de consumo final sino que son destinados a adquirir otros activos.

Este índice representa la parte del ingreso disponible que no se gasta ni en bienes ni en servicios de consumo final, permitiendo con estos recursos la adquisición de activos por parte de los agentes económicos, señaló el instituto estadístico.

En relación anual la caída fue ligeramente más pronunciada; el ahorro bruto cayó 27.8 por ciento.

Al interior del indicador, que se compone por el ahorro bruto de la economía interna y del resto del mundo, se presentó una caída importante de 32.3% en el ahorro interno.

Por su parte, el total del ahorro externo sí logró pasar a números positivos, después de que en el primer trimestre se mantuviera en una cifra negativa.

En términos del PIB el ahorro bruto total representa casi 19%, es decir que 19 de cada 100 pesos del PIB mexicano son destinados al ahorro. Esta cifra se revisa a la baja en relación con los trimestres previos donde el nivel de ahorro bruto se mantenía por encima del 20 por ciento.

En la calificación por tipo de ahorro, el ahorro interno representa 17.8% del PIB; el ahorro externo es equivalente a 1.1% del producto nacional.

Por su parte, la contribución del resto del mundo, que significa el financiamiento proveniente del exterior, prácticamente fue no significativa respecto al PIB, es decir, con menos 410 millones de pesos en el trimestre en cuestión.