El Banco Mundial inhabilitó por dos años a la compañía española FCC Construcción, controlada por el empresario Carlos Slim, por haber incurrido durante su anterior administración en prácticas fraudulentas y colusorias durante dos procesos de licitación de obras en Colombia.

Además, la compañía de Slim deberá pagar 5.5 millones de dólares, durante el periodo referido no participará en licitaciones de proyectos financiados por el organismo internacional o alguno de sus organismos de financiamiento y deberá comprometerse a colaborar con las investigaciones y mejorar su programa de cumplimiento de integridad.

El Banco Mundial explicó en su comunicado:

“La inhabilitación a FCC Construcción para participar en proyectos y operaciones financiados por instituciones del Grupo Banco Mundial, es parte de un acuerdo de conciliación en virtud del cual la empresa no impugna la culpabilidad de las prácticas sancionables subyacentes, que ocurrieron bajo una estructura accionarial anterior, y acuerda cumplir con las condiciones corporativas específicas de cumplimiento como condición para la liberación de la inhabilitación”.

FCC Construcción participó en los procesos de licitación de dos contratos financiados por el Banco Mundial. En el primero, la empresa acordó con funcionarios públicos, a través de un subcontratista y un agente comercial, que se descalificara a un competidor, lo cual es una práctica colusoria, y la empresa tergiversó el uso del anticipo del contrato, que es una práctica fraudulenta.

En el segundo, FCC Construcción deliberadamente tergiversó la composición y los roles de tres empresas dentro de un consorcio que ejecutaría el contrato, lo cual es una práctica fraudulenta.

Al respecto, FCC Construcciones respondió que la investigación del Banco Mundial fue previa a que Grupo Carso se convirtiera en accionista de la firma. Por lo que la empresa afirmó que Grupo Carso colaboró en todo momento en la investigación.

Como condición para la exención de la sanción según los términos del acuerdo conciliatorio:

 «la firma se compromete a continuar desarrollando y mejorando un programa de cumplimiento de integridad consistente con los principios establecidos en las Pautas de cumplimiento de integridad del Grupo del Banco Mundial. Se compromete a seguir cooperando plenamente con la Vicepresidencia de Integridad del Grupo del Banco Mundial, además de pagar una restitución por un monto de 5.5 millones de dólares a las autoridades colombianas»