Alrededor de 72 mil beneficiarios acuden a las oficinas del Banco del Bienestar, la cual ha iniciado operaciones con 45 sucursales en 16 estados de la República.

Y a pesar de que uno pensaría que hubo retroceso por el COVID-19 en nuestro país, y que lugares como Banco del Bienestar se verían dañadas, se ha visto un avance del 42% en tiempo y forma, anunció Rabindranath Salazar, Director General de la banca social 

Además, dijo, que la mayoría de estas instalaciones se encuentran en las zonas marginadas, donde no llegan los servicios financieros de la banca tradicional.

Distribución de sucursales

Las 45 sucursales terminadas se encuentran repartidas en 16 estados: Chiapas cuenta con nueve, Oaxaca cuenta con siete, en el Estado de México hay cinco y Puebla dos. Destacó que en diez años los bancos construyeron 2 mil 500 sucursales en conjunto.

Por otro lado, el banco iniciará actividades con un sistema de financiamiento, diseñado en conjunto con la Secretaría de Economía dirigido a los pequeños negocios.

Se trata del esquema Crédito Productivo, en el cual prevén otorgar 10 mil préstamos de entre 20 y 50 mil pesos, con tasa de interés menor al 15 por ciento y beneficiar así a un potencial de 4.2 millones de microempresas.

Destacó que una parte fundamental de llegar a las 2 mil 700 sucursales en dos años es reducir más de la mitad del tiempo que le lleva a una persona promedio en las comunidades alejadas acudir a unas instalaciones bancarias. Dijo que en promedio la gente recorre 21.5 kilómetros o 70 minutos en auto y pueden gastar hasta 500 pesos en el traslado.

Por último, el director informó que, a la fecha, la población beneficiada por la dispersión de recursos a través del Banco del Bienestar, supera las 366,631 personas inscritas en 8 programas sociales distintos, por un monto de 1,079 millones 695 mil 492 pesos.